Medellín Cra.74 #48 - 37/CC Obelisco Local 210 / Tel: +57 (4) 5578278 / Cel: +57 3192288288

Sanas Mentes

Tratamiento Ambulatorio

Ambulatorio

Tratamiento Ambulatorio

Tratamiento Ambulatorio 

La modalidad de Tratamiento Ambulatorio incluye aquellos servicios organizados o programas de tratamiento que pueden ser prestados en una amplia variedad de estrategias, con la participación de un equipo multidisciplinario cuyos miembros cuentan con formación específica para el tratamiento de los trastornos por consumo de sustancias o de salud mental.

En esta modalidad de tratamiento las intervenciones se realizan de forma no residencial, con períodos de permanencia limitados a horas y con baja frecuencia (semanal o interdiaria). Incluye:

  • Intervención temprana. Es un abordaje terapéutico de baja intensidad para atender oportunamente a consumidores de sustancias psicoactivas en situación de riesgo de desarrollar un trastorno por dependencia o abuso. La finalidad es minimizar el impacto del consumo en la vida del sujeto actuando sobre los factores de riesgo y de protección. La duración de esta intervención suele estar limitada a algunas sesiones e incluye intervenciones de tipo psicosocial.
  • Consulta externa. Tratamiento sistemático orientado por profesionales acreditados dirigido a consumidores o dependientes de sustancias psicoactivas que pueden beneficiarse en una modalidad de baja intensidad dentro de un plan de tratamiento ambulatorio de objetivos definidos. Incluye cuidados de tipo profesional médico, psiquiátrico, psicosocial, control de medicamentos, evaluación, tratamiento, rehabilitación, abordaje de la familia, entre otras intervenciones, las cuales son programadas en una agenda de baja intensidad con frecuencia semanal o varias veces a la semana (menos de tres).

En los establecimientos ubicados en esta modalidad se realizan actividades de evaluación, tratamiento y rehabilitación, bajo la dirección de profesionales acreditados. El paciente asiste a sesiones programadas regularmente y las intervenciones terapéuticas responden a parámetros establecidos en protocolos de normas y guías de intervención, basados en evidencias científicas y dentro del marco de políticas regulatorias del Estado y de organismos competentes.

El tratamiento realizado en los servicios ambulatorios está orientado a conseguir cambios permanentes en la conducta de consumo de sustancias psicoactivas y a la búsqueda de niveles de funcionamiento mental adecuados en aquellos individuos cuyo nivel de severidad clínica lo permita.

En el tratamiento se incluye la orientación hacia el desarrollo de estilos de vida y patrones de comportamiento que potencien el logro de los objetivos terapéuticos, especialmente el logro de una vida libre del consumo de sustancias psicoactivas.

La duración del tratamiento depende de la severidad particular del cuadro clínico del paciente y de su evolución.

 

Es importante promover estrategias que permitan hacer accesible el tratamiento para aquellos pacientes con comorbilidad médica o psiquiátrica así como los que adolecen de falta de motivación suficiente para emprender un proceso de recuperación.

 

El Tratamiento Ambulatorio está indicado para:

 

  • Pacientes cuya evaluación muestra un grado de severidad manejable con los recursos disponibles en esta modalidad.

 

  • Pacientes que han sido tratados en una modalidad más intensiva y que han evolucionado favorablemente, mejorando al punto de poderse beneficiar de los recursos disponibles en una modalidad de atención menos intensiva.

 

  • Pacientes que, aunque pudieran requerir mayor intensidad de atención, en la actualidad no están listos para acometer un tratamiento de manera completa.

 

  • Pacientes con “diagnóstico dual”, que sufren trastornos mentales de severidad leve o de severidad grave pero estables en la actualidad

 

Ambulatorio Intensivo.

Tratamiento sistemático orientado por profesionales acreditados, dirigido a consumidores o dependientes de sustancias psicoactivas que pueden beneficiarse de una modalidad de intensidad intermedia dentro de un plan de tratamiento ambulatorio de objetivos definidos. Incluye cuidados de tipo profesional médico, psiquiátrico, psicosocial, control de medicamentos, evaluación, tratamiento, rehabilitación, abordaje de la familia, entre otras intervenciones, las cuales son programadas en una agenda de intensidad intermedia, con frecuencia diaria o varias veces a la semana (tres ó más).